El proyecto

Longino Barragán comprueba la calidad de su café.

Longino Barragán comprueba la calidad de su café.

El proyecto sobre el idioma totonaco del río Necaxa se dedica a la documentación y al análisis de la lengua. Fue iniciado en 1998 por David Beck, en aquel entonces un estudiante doctorado de la Universidad de Toronto. Hasta la fecha,  el proyecto ha recolectado materias en torno a:

  • un diccionario (Beck 2011) y vocabularios prácticos (Beck 2001, 2012b)
  • un esbozo gramatical (Beck 2004, 2011) y una gramática de referencia (en proceso)
  • una colección extensa de textos orales y cuentos tradicionales

También se ha empezado la compilación de una base de datos de información etnobotánica (acerca de las plantas nativas y sus usos) y de archivos de video acerca de la adquisición de la lengua por niños, tal vez los últimos que la aprenderán como lengua materna. A pesar de que hay unos 3.000 hablantes nativos, la lengua corre riesgo de extinción y es muy posible que desaparezca con la próxima generación.

Para la comunidad local este proyecto crea un registro de la lengua tal como se habla hoy en día y de las tradiciones culturales de los que la hablan. A través de el proyecto se espera animar y brindar recursos a los miembros de la comunidad que valorizan su lengua y que quieren revitalizarla y mantenerla.

El instructor Longino Barragán muestra al profesor David Beck cómo identificar la planta de café por sus viñedos.

Longino Barragán muestra al profesor David Beck cómo identificar la planta de vainilla.

Para el mundo académico, este proyecto crea un registro de una lengua que anteriormente quedaba sin descripción y que tiene muchas propiedades lingüísticas importantes y únicas. A medida que desaparecen las lenguas como el totonaco del Río Necaxa desaparece, los lingüistas de todas especialidades pierden los datos tipológicos que necesitamos para desarrollar, probar y validar las afirmaciones acerca de las características universales y la adquisición del lenguaje humano. Este proyecto se ve imprescindible para asegurar la existencia de un registro del idioma totonaco del río Necaxa en la forma en que se habla en la vida cotidiana. De esta manera, los académicos, los maestros y los activistas lingüísticos tienen los materiales que necesitan a fin de estudiar, enseñar y revitalizar el idioma para las generaciones futuras.

La vista de Patla desde la orilla meridional del Río Necaxa.

La vista de Patla desde la orilla meridional del Río Necaxa.

Los fondos para este proyecto han sido proporcionados por el Consejo de Investigación sobre las Ciencias Sociales y las Humanidades de Canadá.