Milpa y hortiga

xa:wát he: á:’jna’

ma’htín cha:tín chixkú’ chá’nli’ kúxi’, tzaj xma:n ki:chá’nli’ he: pa:tzanhá:lh. tzukúlh pun kúxi’ he: stá’ka na: chu:ntzá pá’hlhma’.
a’lh kilhtamakúj, taka:katzaní:lh, tzukúlh tala:waní á:’jna’ he: xa:wát,
— ja: ti: katila’hkuxtúka’, wan á:’jna’.
xa:wát helhti:nín,
— namín kinte:kú’, namín kila’hkuxtú. tzaj ja: tu: halhí: kilhtamakúj, lhú:wa’ halhí: ixtaskujút, u:tzá ja: li:mín
á:’jna’ helhti:nimpalá:,
— ja: katimílh xalhki:tít, kit naiks’awi:yá:n palapála iksta’kmá:lh, ikma:jikswi:yá:n he: nakma’hni:yá:n.xla xa:wát helhti:nimpalá:,
— namín maskí nala’htzína’, ja: kina’hxte’hma’há:lh, nakila’hkuxtú.
ja: a’lh kilhtamakúj tzamá: chixkú pa:stá’kli’ ixa:wát, a’lh la’htzín chi: ixtaka:katzanima:lhtzá.wan,
— naikla’hkuxtú.
tzukúlh la’hkuxtú ixa:wát. xa:wát pa:xuwa:hó: he: wanílh á:’jna’,
— lá’htzi’ ikwanín, namín kinte:kú’ tzaj ja: tu: ixhalhí: kilhtamakúj, chu:wá xla nama’hni:yá:n he: kit nakstá’ka, kit nakli:makwaní nakma:wí: pó’htu’ ixlakstín he: ti: ma:wí: he: wix je:hé:, wix tzaj makata:yanána’ ma:jikswi:nína’ u:tzá nali:ma’hni:yá:n he: nama:sputu:yá:n.
wamá: taa’hsanín wa:tzá a’hspúta, kahalhi:tít tzaláj naika:wanipalayá:n a’htín wampalá: taa’hsanín.

— Roberto Barragán Álvarez

Milpa y Hortiga

Una vez un hombre sembró su milpa, nada más lo sembró y lo olvidó. La Milpa brotó y también salió sus hojas.
Pasó tiempo y se enjehuitó, empezó a crecer la Hortiga.
— Nadie te va a chapear, dice la Hortiga.
Contestó la milpa,
— Vendrá mi dueño, me va a venir a chapear. Es que no tiene tiempo, tiene mucho trabajo, por eso no ha venido.
Respondió la Hortiga,
— El flojo no vendrá, te voy a ganar, estoy creciendo rápido, te voy a estorbar y te mataré.
Contestó la milpa,
— Seguro vendrá, verás, no me está abandonando, me vendrá a chapear.
No pasó mucho tiempo que el hombre se acordó de su milp, fue y vió como era de jehuitosa.
Dijo,
— Voy a chapear.
Se puso a chapear su milpa. La Milpa se alegró y le dijo a la Hortiga,
— Ya ves, te dije que viniera mi dueño, solo no tenía tiempo, ahora te matará y yo creceré, le voy a alcanzar [a mi dueño] y alimentaré a su eposa y todos sus hijos pero tú no, nada más andas espinando las manos y haciendo lata, por éso te matará y te acabarás.
Aquí termina el cuento, esperense tantito y les contaré otro pronto.